Formación y Ocio

La seguridad de niños y niñas

Los niños y niñas duermen en literas, agrupados según sexo y edad. Junto a ellos/as descansan los Monitores/as en idénticas condiciones que los alumnos/as.

Es conveniente, siempre que sea posible, que los chicos/as que no están acostumbrados a dormir en literas elijan la cama de abajo en el momento de la distribución de las mismas. ¡Lo normal es que hagan lo contrario, a pesar de que siempre lo advertimos en ese momento!.

En el campamento hay un Monitor/a dedicado a la atención sanitaria de nuestros chicos/as: administrar medicamentos, primeros auxilios, dietas, traslado de alumnos/as al Centro de Salud, etc. La más mínima novedad se pone de inmediato en conocimiento de sus progenitores.

Por otra parte, además, durante la noche, contamos con un Monitor/a de guardia, que comienza el servicio cuando los demás se acuestan y que atienden a los niños/as en todas sus necesidades durante el descanso nocturno: desde leer un cuento a la luz de la linterna, para no molestar a los demás, a esa pequeña que no consigue dormir porque la “niña de abajo se mueve mucho”, hasta cambiar la sábana a las cuatro de la madrugada a ese chico de trece años que se hizo “pis”, para que por la mañana nadie “advierta nada”.

Las familias que nos confían a sus hijos durante unos días deben estar tranquilas porque nuestra primera preocupación, nuestra obsesión, siempre es su seguridad. Tenemos muy claro que no es preciso ofrecer a los niños/as actividades de alto riesgo, muy llamativas, para que lo pasen bien. El contacto con los iguales en un contexto lúdico, de la mano de expertos Monitores/as, es suficiente para que tengan una experiencia gratificante.

Contamos con un seguro de accidente y de Responsabilidad Civil.

Más de 20.000 niños y niñas han pasado por nuestros Campamentos en estos treinta años. Nunca ocurrió nada.

Queremos agradecer de todo corazón a esos padres y madres el habernos entregado por un tiempo el más preciado de sus tesoros.

¡Seguimos estando a su disposición!.